Novedades

26 de octubre del 2016

Iglesia Católica prohíbe a sus fieles esparcir las cenizas de los difuntos

Este martes, el Vaticano dio a conocer el nuevo reglamento, a través de la Congregación para la Doctrina de la Fé, donde se prohibe explícitamente el esparcimiento de cenizas de los difuntos.

En este documento hecho público ayer, establece claramente que, aunque la iglesia sigue aceptando la cremación de restos ya que este acto “no toca el alma y no impide la superioridad divina resucitar el cuerpo”, esta prefiere la sepultura de los cuerpos “en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, si es el caso, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente”.

Se señala que no se pueden permitir “actitudes y rituales que impliquen conceptos erróneos de la muerte, considerada como anulación definitiva de la persona, o como momento de fusión con la Madre naturaleza o con el universo, o como una etapa en el proceso de reencarnación, o como la liberación definitiva de la ‘prisión’ del cuerpo”.

Según el español Ángel Rodríguez Luño, consultor de la Congregación de la Doctrina de la Fe, la conservación de las cenizas en el hogar está permitida “sólo en casos de graves y excepcionales circunstancias”, y cuando una persona lo pida “por piedad o cercanía”. También  agrego que “la conservación de las cenizas en un lugar sagrado puede ayudar a reducir el riesgo de sustraer a los difuntos de la oración y el recuerdo de los familiares y de la comunidad cristiana”.

Para revisar la introducción del documento AQUÍ